Un blog de Malena Millares

domingo, 15 de enero de 2017

EL PODER DE CADA NÚMERO

Muchos aseveran que no afecta en el ánimo de los aficionados el perder por goleada, porque en juego están siempre los tres puntos. Sinceramente, creo que se equivocan, y además se olvidan del golaveraje. No es lo mismo recordar que la temporada pasada perdimos por 2-1 en el Camp Nou que ayer lo hiciéramos por 5-0. No hay comparación. Y esa manita duele, y mucho.

No sé si el frío polar que azota a la península congeló las ideas de los jugadores de la UD Las Palmas, o si tener enfrente a Messi y a Suárez, dos estrellas del fútbol mundial haciendo de las suyas, minó la buena predisposición de los amarillos. Lo cierto es que vimos a Quique Setién dar gritos desde el banquillo a algunos jugadores que parecían haberse puesto en “modo ahorro de energía” durante los noventa minutos, porque la intensidad de su juego brillaba por su ausencia. Quizás, y sin el quizás, fue el peor encuentro de la era del míster. Ni la victoria ni el empate estaban asegurados de antemano. El Barça es mucho Barça, juegue quien juegue. Pero sí augurábamos una imagen distinta de la UD sobre el césped, que no es otra que la que llevamos meses disfrutando.

Quedan muchas horas por delante para enmendar y aprender de lo de ayer. Tengo tanta confianza en ello que, a pesar del dolor por la goleada, empiezo ya a pensar en lo que está más cerca, Depor y Valencia en el Gran Canaria, con la expectación propia por los nuevos fichajes, que en algunas líneas se necesitan.

¡Arriba d'ellos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada