Un blog de Malena Millares

miércoles, 27 de octubre de 2010

TANGO PARA GUEDES Y TONONO

Les quiero relatar una historia peculiar a la vez que entrañable. Hace algunos años que conozco a Gregorio González Fulgencio, que a sus ochenta y cuatro espléndidos años sigue dotado de una espectacular memoria. Estuvo vinculado a la política insular entre los años 1965 y 1973, siendo durante este periodo concejal del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ejerciendo este cargo paralelamente con el de presidente de la Unión de Técnicos y Trabajadores del Sindicato Provincial de Hostelería, cargo que le obligaba a viajar una vez al mes a Madrid. Trabajaba entonces en la conocida Sala de Fiestas “Flamingo” siendo una de sus tareas contratar a auténticas figuras de la canción de la época como Antonio Machín, Los Paraguayos, la orquesta japonesa Sakamoto y a Carlos Acuña, entre otros. El primer viaje de este argentino a la isla fue el inicio de una gran amistad con Gregorio que perduró hasta la muerte del cantante acaecida en el año 1999. A través de él conoció a Juan Domingo Perón, Presidente de Argentina, en su exilio en Puerta de Hierro, y a su mujer María Estela, conocida como Isabel, seudónimo artístico, relacionándose con ellos en varias ocasiones en su propia residencia madrileña. Ya en su cuarta y última visita a Gran Canaria actuó en el Teatro Pérez Galdós, escenario en el que Acuña y sus tangos deleitaron al público isleño con motivo de las fiestas de San Pedro Mártir.

Hecho este preámbulo, les cuento cual fue el origen de un tango llamado “Gran Canaria” que si bien algunos ya lo conocen, podrán desde aquí, los que nunca oyeron hablar de él, disfrutar en soledad de su música y especialmente de su letra, dejando aflorar sus sentimientos.

Carlitos, como cariñosamente llamaba Gregorio al tanguista , residió en Madrid unos veinte años por motivos profesionales y después de esa última visita para cantar en nuestro teatro, viajaron juntos a la capital española, coincidiendo en el avión con la UD LAS PALMAS en un desplazamiento liguero a Madrid. En ese vuelo y justo delante de sus asientos estaban sentados nada más y nada menos que nuestros míticos Guedes y Tonono. Durante el viaje, el cantante reiteradamente comentaba su gran preocupación por el control que le esperaba en el aeropuerto de Barajas. No hay que olvidar que vivíamos en la época de las aduanas y el estraperlo, y él, como la mayoría, llevaba en su maleta objetos adquiridos en nuestro puerto franco para regalar. Entonces el oblongo Juan Guedes, sin evitar oír sus lamentos, se levantó de su asiento y tras una conversación se ofreció gentilmente a pasarle su maleta. Describir como lo hizo es largo de contar, pero lo cierto es que lo consiguió, motivo por el que el argentino le quedó muy agradecido, recordándole siempre con cariño. Con los años y en posteriores encuentros con Gregorio, se fue enterando de las tristes perdidas de nuestros jugadores, sintiéndose muy apenado. Ya en 1975, el concejal, le propuso a Carlos Acuña componer un tango en homenaje a estos dos grandes futbolistas, accediendo este a su petición. Se dio la fortuna de que su letrista conocía mucho acerca de nuestro acervo, creando una letra para este tango con matices canarios y mucho sentimiento. Una vez grabado el disco, el cantante entregó a nuestro paisano en Madrid nada menos que treinta LP (Long Play), con trece tangos, entre ellos el de esta historia, de los cuales gran parte repartió, en aquellos días, entre jugadores y directivos de la entidad.

Mientras Gregorio me contaba esta curiosa historia, una mañana en su casa, me iba mostrando recortes de periódico que hacen alusión a su persona, tanto en prensa canaria como de Argentina, país que visitó en seis ocasiones, alternando la conversación con algunas de sus vivencias políticas, recordándome cuando le hizo a la UD Las Palmas una oferta para traer a Maradona en el año 1978, hecho este recogido por Manuel Borrego en La Provincia el 3 de Febrero de 2008 en la sección de Deportes.
Hoy día, Gregorio González Fulgencio sigue a la UD Las Palmas con el espíritu de un joven, y suele acudir al estadio de Gran Canaria, cuando no televisan el partido.
Merced a una gran amistad entre un canario y un argentino hoy tenemos este legado que sorprende por su originalidad y por ser un emotivo homenaje a Guedes y Tonono.

                  En la foto, Carlos Acuña, Perón y Gregorio González.


(Se recomienda utilizar navegadores Mozilla Firefox o Internet Explorer, ya que con otros puede haber problemas para escuchar el audio)



TANGO GRAN CANARIA


file:///Users/imac/Desktop/Tango%20Gran%20Canaria.mp3


No hay comentarios:

Publicar un comentario