Un blog de Malena Millares

sábado, 18 de marzo de 2017

QUIQUE SETIÉN

Llegó en silencio, sólo acompañado por el ruido de los incrédulos, con las dudas pertinentes de quienes no le conocían, dado que venía del paro tras entrenar a un equipo de Segunda División. Pero resultó ser el mayor acierto que en décadas haya tenido una comisión deportiva de la UD Las Palmas.

En un corto espacio de tiempo, porque en fútbol dieciocho meses es nada, Quique Setién nos dejó su impronta, y con él recordamos que en esto de mover el balón de un lado a otro (aunque no lo parezca de manera racional) y no dejárselo arrebatar, hay espectáculo; que en la paciencia por encontrar el hueco y desesperar y cansar a una zaga, hay inteligencia; que en seguir sus propios dictados, porque es así como él entiende el fútbol, hay honestidad.

Con él comenzó un proyecto de futuro que a partir de la próxima temporada será de otra manera. Cada 'maestrillo tiene su librillo', así que veremos otros matices sobre este deporte. Por ello, a quien venga, le deseo toda clase de parabienes para que nunca echemos de menos en lo deportivo al que todavía es entrenador de la UD.

En los mentideros de fútbol, una inmensa mayoría quería que se efectuara la renovación del entrenador, pero no ha sido así. No hubo acuerdo por ambas partes y se ha cerrado un ciclo. El propio Setién, después de informar al presidente y a la plantilla, ha dado una rueda de prensa comunicando que no continuará la próxima temporada.

En estos tiempos que corren, valoro mucho el señorío de las personas, su saber estar, y, sin duda alguna, nuestro entrenador posee estas cualidades. Quizás sea una romántica del fútbol, es posible; y aunque las gestas de este club no hayan sido ni sonoras ni abundantes, tengo en mi retina grabadas las imágenes de otros tiempos: un pase exacto de Juanito Guedes, una carrera por banda de León o una genialidad de Germán Dévora, que no se han disipado con los años; todo lo contrario, han vuelto al Gran Canaria a través de las geniales piernas de Viera o Roque, entre otros, y, se le reconozca o no al cántaro, él también tiene que ver con el éxito de sus jugadores.

Particularmente estoy tristona, confiaba en la renovación. Siempre creí en la idea de que ambas partes estaban condenadas a entenderse, pero no fue así. Le deseo mucha suerte a Quique Setién en su nueva andadura a partir del verano. Yo , como él ha expresado sobre la UD al finalizar su comparecencia, “también celebraré sus victorias y lloraré por sus derrotas”.

¡Gracias, míster!



No hay comentarios:

Publicar un comentario